El ahorro de energía es imprescindible en la lucha contra el cambio climático y la reducción de la dependencia energética. La eficiencia energética es el intento de utilizar menos energía para producir el mismo resultado, lo que permite ahorrar energía y reducir las emisiones de las centrales eléctricas.

La legislación sobre eficiencia energética de 2018 se está revisando para ayudar a la Unión Europea a alcanzar los nuevos y ambiciosos objetivos climáticos fijados en el Pacto Verde Europeo de 2021. Las nuevas normas contribuirán a reducir la dependencia de Europa de los combustibles fósiles.

En paralelo, la UE prepara normas para fomentar el desarrollo de las energías renovables.

Nuevos objetivos de eficiencia energética

La mejora de la eficiencia energética podría reducir no sólo las emisiones de CO2, sino también la factura anual de 330.000 millones de euros en importaciones de energía de la UE. Los legisladores de la UE trabajan en una actualización del objetivo de eficiencia energética del 32,5 % para 2030, que se acordó en la directiva de eficiencia energética de 2018.

El Parlamento respaldó en septiembre de 2022 un recorte del consumo de energía final de al menos un 40 % para 2030, y del 42,5 % en el consumo de energía primaria, en comparación con el nivel de 2007. El consumo de energía final se refiere a la energía utilizada por los consumidores finales, como el consumo de electricidad en los hogares, mientras que el consumo de energía primaria representa la demanda total de energía dentro de un país. El Parlamento tiene previsto votar definitivamente esta legislación en el pleno de diciembre.

Reducción del consumo energético de los edificios

Un área importante de mejora es la calefacción y la refrigeración de los edificios, que representa el 40 % de toda la energía consumida en la UE. Alrededor del 75 % de los edificios son energéticamente ineficientes.

El Parlamento adoptó en abril de 2018 normas sobre la eficiencia energética de los edificios que exigen a los países de la UE preparar estrategias nacionales a largo plazo para apoyar la renovación de los edificios residenciales y no residenciales. El objetivo es que en 2050 los edificios de la UE apenas consuman energía.

Una nueva y ambiciosa propuesta

En diciembre de 2021, como parte del plan Objetivo 55 para revisar la legislación necesaria para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE, la Comisión propuso una actualización de la directiva sobre eficiencia energética de los edificios. El objetivo es tener un parque de edificios con cero emisiones para 2050. Incluye estrategias de renovación y la obligación de que todos los edificios nuevos de la UE sean de emisiones cero a partir de 2030, mientras que todos los edificios públicos nuevos serían de emisiones cero a partir de 2027.

Las nuevas normas reducirían sustancialmente las emisiones de gases de efecto invernadero y el consumo final de energía en el sector de la construcción para 2030 y establecerían una visión a largo plazo para que el sector de la construcción de la UE sea neutral desde el punto de vista climático para 2050. Garantizaría que todos los edificios nuevos de la UE cumplan las ambiciosas normas de «edificios de emisiones cero», y aseguraría que todos los edificios del futuro (ya sean nuevos o renovados) se ajusten a los requisitos de neutralidad climática de 2050.

Los edificios deben producir su propia energía solar

La actualización también obligaría a los países de la UE a garantizar que los nuevos edificios tengan paneles solares. Desde finales de 2026 hasta finales de 2029, se aplicaría progresivamente a: todos los nuevos edificios públicos y comerciales con una planta útil de más de 250 metros cuadrados, todos los edificios públicos y comerciales existentes con la misma dimensión y todos los nuevos edificios residenciales.

Se espera que el Parlamento vote las normas de construcción durante la sesión plenaria de diciembre.

Eficiencia energética de los electrodomésticos

En 2017 el Parlamento simplificó las etiquetas energéticas de los electrodomésticos, como lámparas, televisores y aspiradoras, para facilitar al consumidor la comparación de su energía

Fuente: Parlamento Europeo