Hace unas semanas el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) ha activado una dotación de 100 millones de euros de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y del Plan de Recuperación (PRTR) para invertir, como socio minoritario, en proyectos empresariales emergentes que impliquen soluciones tecnológicas innovadoras, startups o modelos de negocio útiles dentro del proceso global de descarbonización de la economía española.

La participación del IDAE en el capital societario de los proyectos seleccionados será siempre minoritaria, orientativamente entre el 5 % y el 20 % y de hasta 10 millones de euros de participación por proyecto.

Pero para poder llevar a cabo este estudio de proyectos, conocerlos en profundidad, y tomar la decisión de inversión, el IDAE ha apostado por reforzar su brazo inversor y quiere fichar a profesionales que les ayuden a tomar estas importantes decisiones.

Es por ello que en estos momentos tiene abierta un convocatoria para cubrir algunas plazas que se dedican explícitamente a ello.

Y es que el IDAE lleva 40 años apostando por la innovación energética y ayudando a decenas de empresas a cumplir sus sueños de hacer realidad proyectos que sin su ayuda sería complicado que se fueran a llevar a cabo.

Casi 1.000 millones de inversión

El IDAE ha llegado a participar en 49 sociedades a la vez desde que inició esta actividad en 1988.

El efecto multiplicador de las inversiones que ha tenido IDAE ha sido exponencial. Con pequeñas participaciones en capital social (media ponderada de un 10,42%) y préstamos, se ha llegado a generar una inversión total de más de 950 millones de euros en las empresas en las que participa. El apalancamiento medio de dichos proyectos ha sido del 65-70 %.

Además, ha sido pinero en modelos de inversión. Fue la primera entidad (1987) en utilizar el modelo de Financiación por Terceros (FPT) en proyectos de energías renovables y eficiencia energética, teniendo mucho éxito. Gracias a ello, se llevaron a cabo una gran cantidad de proyectos que se pagaban prácticamente con el ahorro energético generado. Ese fue el germen del que nacieron las Empresas de Servicios Energéticos que conocemos hoy cuya base no es otra que generación de empleo con un efecto replicador.

También, el IDAE ha empleado varias modalidades de inversiones. Por ejemplo ha utilizado participaciones en sociedades mercantiles y fundaciones, UTEs, AIEs, cuentas en participación, convenios de desarrollo tecnológico, FTP, préstamos, PPC, fondos de financiación de proyectos (JESSICA-FIDAE). Cualquier fórmula es válida.

De momento ya puedes presentar y enviar tus proyectos para su estudio al siguiente buzón específico del IDAE: inversiones@idae.es.